SI TU CUERPO PUDIERA HABLAR

Si tu cuerpo pudiera hablar,

mientras libro una batalla con tu ombligo,

susurra vientos del norte

ligeramente mermados

por mi lengua,

intentando escapar

de la presencia de la marea

o de algún secreto escondido en la maraña.

Cortejan el límite de la piel erizada

por mis labios sedientos por ser madrugada.

Si tu cuerpo pudiera hablar,

reclamaría el intervalo entre los gestos,

y un suspense adherido al pecho.

Subir y bajar hasta que mi frente esté quieta, inventando

viejas memorias.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.