NANA

No existe el caos esta noche.
Hay en la tiniebla una luz
esperando al poderoso disco solar.
No existe la más mínima molécula
que me dicte un solo poso
de café en mis entrañas.


La cobardía se fue tras la tormenta.
Quisiera asomarme al acantilado.
Dejar mis pies reposar en el aire,
en el cielo,
en el susurro que huye como verbo encendido,
de piel encendida por tu roce.

Mañana.
Mañana estaré esperándote,
atando las horas para que te devuelva
a mi espacio vital.
El que reposa en un suspiro
si alzo tu nombre.
Si me atrevo a despedir la noche con un grito.
Te elevas, hasta ponerte frente a mi.
Y dejar que me cantes al oído,
hasta que por fin duerma…

I.Rezmo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.