TIC- TAC

 Es casi media noche.

Yo voy contando
 hacia atrás como si fuera
 a dormir el pasado.

Para quedarme en el momento 
que mi vientre no tenía hijas.

Era casi la aurora  que bostezaba
 después de cada parto,
de cada moneda partida, en  el deshojar
de las margaritas.

Acuérdate y no mires,
no toques nada que pueda
 valerse del insomnio.
De cada reloj que nunca da los cuartos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.