Sombra de la noche

La sombra de la noche se acuesta exigente,

el clamor del terciopelo rompe la tierra,

el hechizo se ha convertido en agua bendita

para herir a los lobos,

que sedientos,

se convierten

en el refugio de los amantes.

La hierba negra escupe la savia,

el viento llora increpando a los dioses.

Todo es lava moribunda,

lenguas azuladas que avisan

de la fuga de las colinas,

y el humilde abismo escondido

en este  mundo algorítmico.

Allí nada es bello.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.