INFRAMUNDO

Llegará el día de los difuntos,

un noviembre limpio lleno de azul

o un semblante traslúcido.

Llegarán los muertos, o los esclavos.

 Mi pobre razón no es capaz de

reír a carcajadas mientras un ser demoníaco,

se instala en mi cabeza oliendo a coñac barato;

Fausto golpea la entrada al infierno,

con ardientes  flores de papel.

Llegará inerte, porque inerte es el invierno

que se queda maltrecho y seguro

en los confines

 del mundo.

Llegará sola en un destierro,

por decir que las golondrinas huyeron,

huyeron de la lava y de la rama,

del arco y del triunfo.

Se quedó un día a comer y luego murió de hastío.

Se quedó sufriendo en la estatua,

en la estatua ecuestre de un  desatino.

Se quedó mirando,

mirando cuánto  amor, murió

de repente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.