SÉMOLA

¡Que la vida discurra como quiera
por mis venas sangrantes,
que la vida se encargue de darme o quitarme
este suero maldito,
que llena mi sangre!

Atrás quedarán los miedos insurgentes

fustigando  en la cara.

El mediodía  se comerá al sol, el viento cometerá perjurio.

Reinará la noche con la luna menguando en la tierra seca.

El jardín será mi muerte en el páramo

de los besos.

Esperaré sorteando la muerte,

hasta que el verso diga basta.

D37

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s