RESEÑA DE HABITO POR MIGUEL ANGEL CAÑADA

Sabéis que el pasado día 9 presenté en Jaén mi cuarto poemario. Siempre intento rodearme de compañeros que me hacen sentir bien que saben sacar lo mejor de mi poesía. Pero no solo del poemario en sí, si no que pueda empaparme de todo un trabajo continuado. Por eso normalmente elijo poetas o personas con quienes interactuo, comparto, convivo, y conozco. La mejor manera de presentar el trabajo de otro compañero , es meterte en su piel y poder trasmitir, to

do su mundo.
Eso paso con Lola Fontecha. Pero también estuvo otro grande de Jaén. Siempre digo que Jaén goza de buena salud poética, otra cosa es que lo reconozcamos, o incluso lo veamos, o nos dejemos ver.
Pero creo que el día 9 nos reunimos en torno a la palabra grandes comunicadores, grandes habitantes del verso, de las buenas formas, de la buena poesía, y por eso hay que hablar tanto de Lola Fontecha como de Miguel Angel Cañada Castellano.
La amistad con Miguel Ángel surge de forma suave a través de Rocío Biedma otra grande (que también presenta este viernes su poemario en Jaén y que las circunstancias han hecho que no pueda estar contigo), Yo siempre soy observadora de la gente que puede aportarme cosas y Miguel Ángel es uno de ellos. Comienzo a leer algo de él, a coincidir en recitales y encuentros, lo invito a Úbeda para que el Santo Reino se empape de las piedra de los Cerros con su elegancia en torno a la palabra. Y como una conexión bipolar, Miguel Ángel se convierte en una de esas personas especiales que todo poeta y amigo o personas, intenta mantener cerca. Gracias a ellos estoy ligada a Jaén, a la poesía y a la amistad.
No podía dejar fuera sus palabras en la presentación de HABITO de ese día y tenerme en tan alta consideración. Porque no se trata de poner flores o de hablar con la idealización poética, se trata de otorgar confianza a una misma, a lo que hace en este mundo tan material y tan egoísta en el que vivimos. Mi amistad va contigo ahora y siempre Gracias Miguel Ángel por ser persona y sobre todo ser poeta:

H A B I T O

“Bañado en poesía. allá por los aires de Cádiz, encuentro un mensaje en el movil que me hace temblar en mis adentros. Isabel Rezmo, si, Isabel quiere que le presente su nuevo libro en Jaén; HABITO. Yo ya he presentado algún libro, pero la poesía de Isabel la tengo que escribir en mayúsuculas, No pude negarme claro, y cuando supe que me acompañaria en estos menesteres otro gran poeta como Lola Fontecha, menos.
Tras leer este poemario, me llegó un recuerdo a mi mente, un recuerdo en poesía de Cernuda y no tuve más remedio que buscarla y leerla y dejar aqui plasmado sus primeros versos. ¿Qué me habrá dado HABITO para recordar tan inmenso texto?

Donde habite el olvido,
en los vastos jardines sin aurora;
donde yo sólo sea
memoria de una piedra sepultada entre ortigas
sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.
LUIS CERNUDA

Un libro, un despertar, aroma a café recién hecho y los versos invaden el día. Dos partes, una que sisea en la noche espinas, la otra, rosas abiertas desplegando pétalos suicidas.
Omitiendo sólo una tilde, Isabel Rezmo despoja la palabra y como en un juego lingüístico, ella acude sumisa, versos para desnudarse ante el espejo de este libro preforma de su más íntimo interior.
HABITO es poesía, yedra convulsa que emana en el centro del papel para embriagar los sentidos. Pequeños rugidos anafóricos que sostienen la ingravidez de la metáfora.

Escribe Isabel Rezmo

Nadie
usurpa el nacimiento,
ni el agua, ni la frontera.
Ni se paga peaje,
ni se paga el grito,
ni se compra la conciencia.
Sisea en las montañas libre.

Leo sus versos, y me imagino a esa Dama silente,
desguazando sus alas en la noche, sosteniendo
pronombres para luego entre sueños sembrarlos
en su almohada.
HABITO habla sin carencias, nos muestra el momento y el lugar donde emana la inspiracion, atrapando acechante a las musas guarecidas en el terror del silencio, cuando el papel blanco no expulsa la palabra.
Luego, Isabel toma las riendas y reduce la carcoma de la nada haciendo enrojecer la lírica.

En otros versos

El pensamiento es una manzana que se proyecta entre los dientes y la lengua reposa en el paladar que lo aflige como el néctar de los suspiros.
Después surge el monólogo, una lucha interna que en voz alta amedranta a la madrugada, discerniendo la voz hecha papel, los sonidos de su mente toman forma, la más bella forma del verso.

Dos niños
en sus juegos,
doblegan el tiempo,
lo hacen ícaro,
serpetean los miedos,
acunan la fantasía.
Y surge…
el cuento.

Las conciencias llegan a osicilar ante la lectura, asi como
un despliegue de termitas emite mensajes tan intimista como globales que no nos dejan estáticos, analizaremos sus esquemas y colmaremos ese espejo donde seremos reflejo.

Veo
el mundo como una olla insalvable de
ingredientes que operan a la espalda de la
coherencia.
Me siento un pétalo blanco, en una pared
blanca, en un suelo de mármol …en una gota
de océano, en una tabla rasa que mira y ve
solo sus propios verbos.

Tras navegar en este maravilloso poemario he sentido brisa a la deriva he sucumbido ante el poder de la multitud de figuras retóricas; base del buen hacer y del equilibrio poético donde Isabel Rezmo nos demuestra una vez más que es una de las grandes poetas de este país, y que ella aunque no sea consciente está dejando estela tatuada en la historia de la literatura.

Dijo Jorge Luis Borges:
Que otros se enorgullezcan por lo que han escrito, yo me enorgullezco por lo que he leido.

Gracias Isabel Rezmo

Miguel Angel Cañada Castellano

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s