PRÉSTAME

Préstame la palabra.
Aquella que encierra el eco.
El sustantivo de quererte,
como la sangre
sosteniendo
el sueño
en un segundo caliente.
Recojo un momento.
Dos o tres sinónimos,
que la razón gobierna.
insistente
Yo muero,¿o no muero?
¿Quién lo sabe?
¿Tú lo sabes?
¿Quien lo sabe,
si el hasta el vacío miente?
¡Los brazos rodean el punto y aparte
y no sueltan sus gritos!
Señalan como una sentencia del juez
comprado en mi muerte.
Y me acomplejo, me destruyo, me inhibo,
me fustigo,
humilde penitente.
¡Ay, quién podrá decirme!
Si mis labios callan y callan
que solo la madrugada corteja.
entre juegos y vaivenes –

Por eso, préstame pronto,
antes de que el insomnio golpee
la frente ,
ondee mi cara
mientras me desnudo
totalmente.
Aturdida, desato la marea
en el navío de tu vientre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s