ESCARCHA

En esta escarcha blandiendo
el aire en un gemido.
Decides mansamente
doblar la quietud del rostro.
A ella tocar la linde del sexo.
A ella tejer flores secas
en muslos opacos.
A ella la vida desgarra soliloquios
punzando la suerte o la resina.
La exigua llave prohibida.

rosase

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s