MIRARTE A LOS OJOS


Mirarte a los ojos,
lentamente y sin celdas,
sin manecillas,
sin agua,
sin corriente,
con descaro,
con fundamento,
sin artificios,
con escote,
con medias de seda acampando
en la campiña.
Mirarte..mirarte,
pausadamente como el hilo
de los tacones que dejan huellas en las aceras,
mirarte en la contienda de este muerdo y no quiero,
de esta manera tan tuya de mirar, a los ojos,
¿o serán los míos?
¿serán los nuestros?
Será la vuelta de tuerca que afina los incendios
y arrancan los cielos entre los matorrales,
escondiendo la mirada que no debe decirse
a través de los versos.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s