PREGUNTO

Te pregunto si quieres ser el mio,
en el minuto de una flor,
en el segundo de una gota en el rio,
en el ojal del botón de mi pecho.
Solo un instante,
un bello canto,
una armonía,
un oasis.
Dime.
¿Podras desperezar los momentos,
las angustias?
Solo uno.
La respuesta sencilla a la ingratitud de la respuesta.
Dime, en el trazo de la pizarra.
¿Podrás contestar a la praxis de mi incontinencia?
¿Quieres ser uno de mis cetros en lo infinito de este sol,
en las llanuras de los mebrillos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s