CHINESCAS


Respondiendo ante mi estado incoloro,
que dobla el sentido de una migaja,
como arpones al quicio del aforo,
nuez adormilada por la baraja.

Rompería el mar como una cascada,
perfecta, tosca, rancia en la amapola,
una levedad muriendo abrasada
que por las mieles impunes se inmola.

Fábulas, una sutil simetría
de amores sufridos en los burdeles,
me estremezco, por ti en la pantomima.

Mirando el pliego de la profecía,
voy a donde amé las surtidas pieles,
por trances, el alma las subestima.
I. REZMO-2014
© Derechos reservados

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s