CAMINO

No hay camino que me arrope en el segundo
de las trastiendas,
En los pasos lánguidos del asfalto.
Como tejía Machado en sus versos
al caminante: se hace camino al andar.
Camino que me separa de mi o de ti,
del vocablo nosotros perdurando la duda
en el ojal de la mañana.
Camino o rotundidad del viejo roble donde planté tu nombre,
o solo los suspiros que se lleva el viento en las orillas
de un anochecer en los dias.
Puse las piedras como señales en las laderas,
en los pies de una roca de los recuerdos,
y me pierdo como las cinturas de los besos,
de los ojos, de los párpados que gritan tu nombre;
no se donde te tejiste,
o donde ubicamos los versos de una exalación
o el murmullo del goteo del agua en las avenidas.
No sé qué demonios decir para apoderarte de tus señales,
de tus gestos…
Me volví a perder en el limonero,
en el camino seco de tu esbeltez y de tus muslos
en la complacencia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s