FLUYE

Te toco las yemas de un viento
en la tráquea de las vocales.
Hablo.
Miro, roto, amordazo,
y pernoto.
Sigo columpiándome en los dedos
de un tendedero de largas colas.
Asfixiándote como las caricias.
 Tengo el corazón enfermo. Enfermo de  roces inexistentes,
tengo mis días acaramelados por el desahucio de tus miradas,
y no hay telas donde disfrazar el eco.
Las hora muertas.
Asfixiándome como los nudos de tu desnudez.
#SafeCreative
 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s