VERDE

VERDE

Verde olivos, verde… verde de sol,
sudor de escarcha de la mañana.
Soy arado que acaricia bebiendo del sol y de la luna.
De manos rompiendo tierras.
Mar verde de una campiña y piel agujereada,
Verde, del campo, de tierra, de luz y sequía.
Soy. De Jaén tierra de oliva,
y en un poema de Lorca, sones de verde guitarra en las alforjas.
Una voz cabalga en el viento :
“”–Desde el musgo de los hayedos ,
amiga del alma mi mano se une a tu mano,
y el aroma del olivo me envuelve mientras miro al sur …
Ay¡¡ el Sur… el sur es un retorno,
madre verde y terrosa ,
acúname en tus lindes. “”

Verde.
De una pistola en el barranco tardío…
se llevó la vida, se llevó la muerte.
Un abrazo al atardecer ,
cárdeno vestido de horizonte.

Verde.
Una cárcel de estómago, grilletes en mi memoria,
y una nana comida en Orihuela en blando pecho de nodriza
quiere que el niño se duerma y brote un nuevo día.
Amor que germina, amor que llora,
amor en verso,
y de cal naciendo a la vida.

Verde es su páramo de lucha ,
verde el esplendor que sobrevive
a la oliva madura , a troncos y a huertas.
Aceite, si, savia que amarga y reluce en las raíces
golpeadas en los ruedos y en las varas.

Virginia Fourco Artica – Isabel Rezmo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s