REZO.

Rezo.
Rezar al desaliento,
al nicho de un suspiro.
Rezar.

A una marisma.
Al balcón de los deseos encontrados.
Un casi no sé, donde naufragar en el rincón de una sed,
desencantada de un deseo.
Y voy pidiendo trenzas en el pensamiento
que puedan formar un quiero y no sé,
un puede, quizás, mañana o en un mes de diciembre,
como la piel de melocotón,
la dulzura de una necesidad,
 lo cítrico de una indefensión…

Canela. 
El licor  de un azufre que salta a un vacío.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s