TU MANO SE FUE A LA NADA Y ME QUEDÓ EL FRÍO

Me he retirado de la batalla.
Juego a ser mortal en un olimpo sin dioses.
Y tu mano se fué a la nada, y me quedo el frío.
Agarrota mi semblante como la escarcha, sarteando los caminos
que abren en mis ojos.
Llagas dormidas.
Carecen de vida.
Creo que hoy se metió el frío en mis huesos.
Solo digo mentiras.
Olvidé encender la luz, 

veo el reflejo del cándil en mi solapa, 
en el rincón donde recordar las hojas de los árboles, 
¡cómo bailan para mi!
Digo retales de un libro.
Lo dejé en el epílogo intentado releer una estrofa con el paladar de mi ironía.
Y por fin te ví, silencio.
Ya puedo dormir.

 

12047309_762162153895737_534736812_n

Anuncios

2 comentarios en “TU MANO SE FUE A LA NADA Y ME QUEDÓ EL FRÍO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s