LAS MARIPOSAS CALLAN

Desarmo una quietud en el recodo de tu vendimia.
Desarmo, como la vida,
manantiales de espesas muecas en la noche.
Le pedí que viniera a verme
en el zaguán de un mediodía.
Y sin embargo, escucha,
resuena ruidos malditos en las pesadillas de la mañana.
Es el tiempo que no perdona.
La luz se extingue.
Y las mariposas callan.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s