Hoy encontré tu carne junto a la mía. Me resistía a probar el licor sin su montura. A probar las manos en tu vientre escarchada por el silencio de tus besos.
No puedo cerrar los párpados sin verte en el seno de una esfinge.
No puedo trasladar todo mi cuerpo entre tus brazos porque se me escapan sin  acunarse en tu cielo.
Es una suerte que me abrace a la vida sin percibir el aliento de tus labios en el espejo de la noche, cuando mi sudor se me escapa como la fiebre de este remanso que atraviesa la espalda.
Estaba en un momento que me declinaba si bien entorpecer con mi lengua todo el fluido que sale de tu aliento; o palpar con la desesperación que provoca mi soledad.
Porque al fin y al cabo, la soledad es como un amante que se agarra a la insuficiencia de un vacío que se llama deseo…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s