EXTINGUIDA

Mis versos se extinguen como una idolatría.
Estoy completamente ida de mi propia desidia.
Absurda. Todo me parece absurdo,
como una ironía de la propia mansedumbre.
No aprieto los ojos, ni la boca,
solo miro hacia la puerta.
Miro y siento el pomo abriéndose como un huracán en mi propio terreno.
El barro si diluye por debajo de mi cuerpo, alcanza la linea tenebrosa de la huída,
alcanza la blancura de una losa en el pecho perpetua y dolorida.
Alcanzo tu mano pero se me escurre en el mármol,
se me escurre en la vida.
Estoy cansada para abrir los ojos,
los voy a cerrar de un momento a otro,
Y entonces…...

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s