MENGUABA

MENGUABA.
Como un salvavidas de la propia inercia.
Sus manos como crisálidas retorcidas de apretar el vacío.
Todo se iba y venía como una estupidez pero quedaba la complacencia.
Quedaba el mutis de un esperpento,
quedaba la mesa camilla de un resorte sin mangos.
Escarabajos en el salitre de una esquina sin fondo.
Y MENGUABA.
Como la arena del reloj muerto,
la semilla nostálgica de un velo sin ojos.
Y despertaba cada día, iniciando la huida en la propia meta,
se daba cuenta, por lo ilógico que no podría echar lastres a la memoria,
porque la memoría moría si olvidaba el recuerdo,
y los recuerdos son perpetuos,
casi tanto como el dolor que no se escribe, se pronuncia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s