LLuvia.

Lluvia.
En agosto.
Cae.
La selva de la opacidad.
Duele 
el silencio de una flor.
Viene volátil a una pestaña sin ojos.
Se pierde.
Desnuda.
Abre la tierra.
¿No ves? Es la huella de mis pasos atravesando
zapatos en el aire.
Lluvia….racimo en flor.

Se me escapó y decidió dejar de aullar ante la luna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s