Acordarme

Acabo de acordarme.
Acordarme de  una palabra sin nombre.
Acordarme de quien no se acuerda del olvido.
Un recuerdo que no existe en la perturbación de una idea.
Una idea que se esfuma en el corazón de mi mente.
Una mente que no concuerda con la línea de mi mano.
Se borran, como el lápiz echando carbón en las huestes 
del mediodía.

El mediodía no existe si no renace de la tierra removida; 
 la remuevo sin pensar en echar raíces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s