Conclusión

Me doy cuenta . Nada más que son imágenes deformadas. Todo lo que tenía era una ilusión perdida. Baluartes sin pena ni gloria que creí en ellos.
Pero la verdad siempre aflora.
Lo que no tolero es el daño que atesoran en sus mártires cojines. En sus pócimas sanguinolentas intentado destruir.
Pero no lo han conseguido.
Me fié de todo aquel que creí que su mano era limpia. Jamás las manos son limpias ni son claras, ni son nada. Son manos, las únicas de las que me hablan y no se llenan de lodo son las mias,
esas nunca dirán otra palabra que no sea la mía.
No existen los demás, son juegos de sombras alargadas  que te rodean porque tienes que vivir en ellas, junto a ellas y por ellas.
No creo en el ser humano, creo en mí misma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s