ATIZAR CENIZAS

He quemado tantas veces mis naves, bajo la sal de la marea.
He quemado mis adentros con la flor de una vida.
Y llega el momento de la  metáfora donde parar.
Debo parar, ojear el recorte de mi existencia,
y poder poner  sobre la mesa del asfalto.
Coger suspiros para el horizonte, 
coger el agua de la propia sutileza y transformarla en lluvia en mis manos.
He quemado el polvo y la nube,
atizar cenizas de un tablero recortado por la invención de un misterio,
quemando nostalgias de quien se lleva tesoros en la hierba.

Ladrón  que juega a ser mago y se convierte en rey.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s