En el olvido de un páramo

Voy a quedarme en el olvido de un páramo,
en el Oeste de la propia indigencia.
Voy a saludar al vasto imperio que me queda ante mis ojos,
con una mano en la palma de tu mano,
en el Sur de una lágrima bendita.

Voy a estrechar el zumo del racimo perfecto,
amasar la vida que se escapa como un huracán.
Voy hacia el Este, a meditar sobre la caida de un mediodía,
voy hacia el surco de un cofre maldito,
para arrancar el maleficio de la duda.

Me escaparé por la rendija de un reloj,
agotaré el tiempo perdido que se desborda
en el rio de la vida.
Atraparlo…
como el horizonte.

Y  cerrar el tomo de la noche,
en la enciclopedia de mis deseos y de mis desvarios.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s