DAMIAN

Invité a mis demonios a comerse mi carne. La que está muerta, siempre hay que devorar lo inerte para que de nuevo renazca.
Fueron amables. No dejaron ni las migas a los gusanos.
Fueron comprensibles. Diurnos a la voz de la Dama.
Inmunes al quebranto y al lecho.
Bestias. Uniformes de incontables súplicas.
Invité a mis secuaces a beber, la sangre podrida de mis entrañas. Las vísceras se fueron, y dejaron hueco al estigma. Pero sin dolor, porque el dolor muere cuando se acaba la rabia.
Invité a lo intercraneal a mi banquete.
La cortesía no hay que perderla si emana la pleitesía.
El señor feudal se fue a nuevas tierras donde adolecer, en su lugar me quedo en la penumbra de la vida, con la luz de mis manos que agarran rosas sin espinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s