Delirium

Embriagada, atornillada por el ardor de una caricia. Así me siento, cada vez que tomo tus manos, que mi cuerpo se deshiela cuando pienso en tu lado salvaje de la cama. En el incienso de una flor sin nombre que penetra en tus pupilas.

No me das tregua, te abraso en el humedal de tu agonía, cuando me pierde el deseo de estar junto a ti…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s