craneal

La ceniza adolece de la propia marca. Ayer el craneo se abrió como dos raíces. No conseguía darle el tono que a mi piel le resultaba mas saludable.
Noté que la luz es mas sutil que la propia encina.
Meditabunda. No  relaté abslutamente nada de la vejez.
Si tengo claro la propia autonomía de la sangre. Transcurre como el mediodía, transcurre como el fuego. Con las manos agolpadas en las sienes. Igual que si tocara una  vela incandescente encima de esa encimera.
Son casi la medianoche de las once en punto. Garabatea un linea de alquitrán en mi pecho.
Cenizas, polvo, ácaros de ensueño…..

Magnificencia de la propia servidumbre. Sonatas que relampaguean en mis sienes…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s