Háblame….

Háblame de un mañana, de una dicha desmesurada..
Háblame del perfume, de tus manos en mi cintura;
pero háblame, o quiéreme, de tu misma forma que yo probaría.

Ciégame de tu ego, de tu voz en el silencio dormido.
Desnúdame con el tacto, con la piel escamada de tu textura.
Y abrázame, no cuelges este abrigo sin piel, ni reflejo, ni sombra en el 
sótano de la pequeñez…
Tan solo dirígeme… que tu palabra se cuelgue en mis frases, y pronuncien
discursos fluidos en el jardín de lo eterno…
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s