TRAPECIO

Adonde habita el péndulo salvaje, 
alli me contorsiono,
sin más,
me sujeto al quicio de la puerta,
y balanceándome sin sal escupo.
Comerme la saliva que aprieta mi soga es envolver la quimera.
YA NO MÁS REPITO,
despojarme de todo salitre, 
SIN ANCLA,
y alejarme sin naufragar,
respirando recias camisas de fuerza.
AQUI ESTOY EN LA SED, 
DEJÉ DE EMPAPAR LA ESPONJA,
se hundió en el trapecio,
porque me subí a la red  equilibrista de este poema,

que es un presagio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s