sed…

La sed se calma, se calma en un día, reduce su eco en un minuto.
Se nutre de simplezas, de enormes metáforas diurnas que se asemejan al lápiz de la dicha.
Mi sed…desaparece sin el vaso acristalado, hasta que vuelve a empujar como un mal menor de la desdicha..
Esa sed…oblicua y opaca, que  siempe está invitada en mi regazo, pero sin la cual no me ahoga, no me invita a una copa de la concordia, ni a sellar un pacto de no agresión al exilio de la mañana sin luna.
Y seguiré tomandola, el líquido rasgado que aparece y me enborracha y me tambalea, con los harapos de tu embriaguez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s